Coliflor en bechamel: ¡deliciosa receta!

La coliflor con bechamel es una receta clásica y deliciosa que puede ser servida como plato principal o como acompañamiento. Además, es una opción saludable y fácil de preparar. En esta receta te enseñaremos cómo hacer la mejor coliflor con bechamel, ¡sigue los siguientes pasos!

Ingredientes:

– 1 coliflor mediana
– 50 gramos de mantequilla
– 50 gramos de harina
– 500 ml de leche
– Sal y pimienta al gusto
– 50 gramos de queso rallado
– Nuez moscada al gusto

Paso a paso:

1. Corta la coliflor en floretes pequeños y hiérvelos en agua con sal durante 5 minutos. No los cocines demasiado para que no se pongan blandos.
2. En una sartén, derrite la mantequilla a fuego medio. Añade la harina y remueve hasta que se forme una pasta homogénea.
3. Vierte la leche poco a poco y sigue removiendo hasta que la salsa bechamel espese. Añade sal, pimienta y nuez moscada al gusto.
4. Precalienta el horno a 180°C.
5. Engrasa una fuente para horno y coloca la coliflor cocida en ella.
6. Vierte la salsa bechamel sobre la coliflor y espolvorea el queso rallado por encima.
7. Hornea durante 15 minutos o hasta que el queso esté dorado.

¡Y listo! Sirve la coliflor con bechamel caliente y disfruta de su sabor cremoso y delicioso. Puedes acompañarla con una ensalada fresca o con arroz blanco. ¡Buen provecho!

Una opción saludable y deliciosa

Una opción saludable y deliciosa

Cuando pensamos en opciones saludables, a menudo nos viene a la mente una comida aburrida y sin sabor. Pero la realidad es que existen muchas opciones saludables y deliciosas al mismo tiempo.

Es importante tener una dieta equilibrada, rica en verduras y frutas, carbohidratos complejos y proteínas magras. Una excelente opción es combinarlos todos en un plato lleno de colores y sabores.

Además, es importante recordar que los alimentos saludables no tienen que ser aburridos. Con algunas especias, hierbas frescas y un poco de creatividad, puedes crear platos increíbles y nutritivos. Prueba a cocinar con ingredientes que no hayas utilizado antes, ¡te sorprenderás!

Recuerda, la comida saludable no tiene por qué ser aburrida o desagradable. Disfruta de alimentos frescos, coloridos y llenos de sabor, y verás cómo te sentirás mejor tanto por dentro como por fuera.

¡No me canso de cocinar esta receta de brócoli y coliflor! ¡Simple y delicioso!

¿Tienes coliflor y atún enlatado en casa? 😋 Recetas rápidas, fáciles y deliciosas # 164

¿Cómo puedo hacer una bechamel de coliflor saludable y baja en calorías?

Para hacer una bechamel de coliflor saludable y baja en calorías, necesitarás los siguientes ingredientes:

– 1 cabeza de coliflor
– 2 tazas de caldo de pollo o vegetales
– 1 taza de leche descremada
– 2 cucharadas de aceite de oliva
– 2 cucharadas de harina integral
– Sal y pimienta al gusto

Paso 1: Lava la cabeza de coliflor y córtala en pedazos pequeños.

Paso 2: Cocina la coliflor en el caldo de pollo o vegetales durante unos 15 minutos, o hasta que esté tierna. Escurre el exceso de líquido y reserva.

Paso 3: En una sartén, caliente el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la harina integral y revuelve constantemente por unos 2 minutos, hasta que se forme una pasta dorada.

Paso 4: Agrega la leche descremada poco a poco, revolviendo constantemente para evitar que se formen grumos.

Paso 5: Agrega la coliflor cocida a la mezcla de leche y harina. Revuelve bien hasta que se mezclen todos los ingredientes.

Paso 6: Usa una batidora de mano para mezclar todo hasta que quede suave. Después, rectifica la sal y la pimienta al gusto.

¡Ya tienes tu bechamel de coliflor baja en calorías lista para usar en cualquier receta!

¿Cuál es la mejor manera de cocinar la coliflor antes de añadirle la bechamel?

La mejor manera de cocinar la coliflor antes de añadirle la bechamel es mediante la cocción al vapor. Para ello, debes cortar la coliflor en ramilletes y colocarlos en una vaporera sobre una olla con agua hirviendo. Deja cocinar por unos 10-15 minutos o hasta que esté tierna pero firme al tacto.

La cocción al vapor permite que la coliflor conserve sus nutrientes y su sabor natural, lo que enriquecerá el resultado final de la receta. Además, al estar cocinada previamente, la coliflor absorberá mejor la bechamel y se integrará de forma homogénea en el plato.

¿Hay alguna forma de hacer una bechamel con coliflor sin usar harina o lácteos?

¡Sí! Se puede hacer una bechamel con coliflor sin usar harina o lácteos. La base de la salsa es la coliflor cocida, que se mezcla con caldo de vegetales, ajo, cebolla y especias al gusto.

Receta:

Ingredientes:
– 1 cabeza de coliflor mediana
– 1 taza de caldo de vegetales
– 2 dientes de ajo picados
– 1/2 cebolla picada
– Sal y pimienta al gusto
– Aceite de oliva

Preparación:
1. Cortar la coliflor en floretes y cocer en agua con sal durante unos 10 minutos o hasta que estén suaves.
2. En una sartén, agregar un poco de aceite de oliva y sofreír la cebolla y ajo picados hasta que estén dorados.
3. Agregar la coliflor cocida, el caldo de vegetales y las especias al gusto. Mezclar bien y dejar cocinar durante unos 5 minutos más.
4. Luego, licuar la mezcla en una licuadora o procesador de alimentos hasta obtener una consistencia suave. Si queda muy espeso, se puede añadir un poco más de caldo de vegetales.

Esta bechamel de coliflor es una alternativa saludable y deliciosa para aquellos que quieren reducir la ingesta de harinas y lácteos. Puede ser utilizada como salsa para pastas, verduras o incluso para gratinar platos al horno. ¡Disfruta de esta opción vegetariana y sin gluten!

Los valores nutricionales que puede tener una receta de coliflor con bechamel son bastante saludables. La coliflor es una verdura rica en vitaminas C y K, así como en folato y fibra dietética. Además, baja en calorías y carbohidratos. Por otro lado, la bechamel suele contener mantequilla y harina, lo que aumenta su contenido calórico y de grasas saturadas.

Es importante tener en cuenta que la forma en que se cocine la coliflor también afectará el valor nutricional de la receta. Si se cocina al vapor o se asa en lugar de hervir, se pueden conservar más nutrientes. También se puede optar por hacer una bechamel más ligera usando leche desnatada y menos mantequilla.

En resumen, una receta de coliflor con bechamel puede proporcionar una buena cantidad de vitaminas y fibra, pero debe consumirse con moderación debido a su contenido calórico y de grasas saturadas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *